Viajera 2.0 / La tecnología, mi compañera de viaje

(Primera parte)

La tecnología ha cambiado la manera en cómo vemos y nos movemos por el mundo, esto incluye por supuesto, la forma en que viajamos.

Como cualquier viaje el mío empezó de la mano de mi amiga la tecnología. Una maestra que organiza viajes me envió un WhatsApp diciéndome que había un último lugar para el grupo a Grecia de este año, no lo dude ni un segundo. A partir de ahí mails iban y venían entre nosotros; itinerarios, reservaciones, avisos de vuelos, etc.

Durante meses le fui depositando los pagos mediante la banca electrónica, (odio hacer fila en las sucursales sobre todo porque no me dejan usar mi teléfono mientras espero) cada mes ella recibía un mail de confirmación con un mensaje mío avisándole que el depósito del mes estaba hecho.

Más tarde nos avisó por mail que Miguel Ángel (un conocido de una agencia de viajes) tenía un descuento en boletos de avión; le escribí, hice la transferencia, mande el escáner de mi pasaporte y él me regresó mis boletos electrónicos; nunca conocí a Miguel Ángel, pero ahora recibo siempre sus promociones.

Los meses siguientes (como ñoña que soy) investigué en internet todo sobre cultura griega, su idioma, su comida, su clima, sus problemas en la UE; leí en mi Kindle libros sobre los Dioses antiguos; vi souvenirs para mi familia en Pinterest; visité la página del hotel y me emocioné con la vista que tenía la alberca de la Acrópolis; descargué mapas de Google a mi iPhone y bajé una aplicación de frases básicas en griego.

Unos días antes de irme, compré una cámara de fotografías, investigué en internet y luego fui a varias tiendas y encontré una con descuento, ¡yujuuu! ¡Se puede conectar a Wi Fi!; descargué la aplicación para ligarla con mi iPhone y subir fotos directo a Facebook, además me inscribí al club de Canon que me otorgaba unos cuantos GB de almacenamiento gratis en la nube.

Por fin había llegado el día, llegué al aeropuerto e hice mi check in… en Facebook, y luego el de la aerolínea claro. Ya a bordo del avión, en la pantalla touch frente a mí, un video con aeromozas virtuales mostró las medidas de seguridad, seguido del anunció que pedía poner los aparatos electrónicos en modo avión durante el despegue y ofrecía el servicio de internet a bordo.

Luego de un par de películas y algunas horas de sueño, me despertó de una patada el pequeño de 4 años que corría por el pasillo (a él no podían ponerlo en “modo avión”). Según el GPS y mapa del avión estábamos en medio del Atlántico, conecté mi celular a la entrada USB de mi asiento y escuché algo de música para dormir de nuevo; me faltaban algunas horas más, pero ya no había vuelta atrás.

Mi amiga la tecnología me había ayudado en toda la planeación de mi viaje y ahora me acompañaría a cruzar el Atlántico (cámara, Kindle, iPhone, cargadores, adaptadores, todo empacado); me había mostrado a la Grecia virtual, era momento de verla con mis propios ojos, ¿qué tanto podría hacer por mí en tierras helénicas? ¿Me ayudaría o me estorbaría?

Continuará….

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Avataradrianet86

    Esperamos gustosos la segunda parte =D…

    Responder
    1. adminadmin

      Vaya que la segunda parte rebelarará lo mejor, gracias por leer las ideas de Ursula. ¡Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: