Boom del e-Commerce, ¿realidad o espejismo?

Está en boca de muchas personas, pero no todos lo han experimentado de primera mano. Para 2018, se estima que supere los 100 mil millones de dólares sólo en Latinoamérica, de acuerdo a un estudio de IDC solicitado por PayPal. ¿Qué es y por qué está cobrando tanta importancia?

El e-Commerce o comercio electrónico, no es más que la extensión hacia el plano digital de otro aspecto en nuestras vidas -además del trabajo, estudio o entretenimiento-, esto es la compra-venta de productos y servicios, e incluso las finanzas personales de manera online.

Si una persona tiene una activa presencia en redes sociales, lo más probable es que también utilice una computadora en el trabajo, y además sea un asiduo jugador de videojuegos o de ver series en su tablet; es casi natural que busque adquirir por estos medios sus boletos para el cine, el transporte o incluso, la despensa. Sin embargo, no es sólo una cuestión de hábitos, sino de oferta y demanda.

Los primeros compradores en línea en México, como en otros países de la región, comenzaron por realizar sus pedidos en sitios extranjeros como Amazon o eBay, ¿Por qué motivo? Pues buscaban algo diferente y único que no encontraban en sus propios mercados, y en aquellos sitios en donde los artículos sí estaban disponibles, el precio más competitivo era, es y será siempre el factor decisivo. No por nada, en 2015 el grupo chino Alibaba, dedicado al comercio electrónico, superó a Walmart como la mayor empresa de retail en el mundo, al menos en el valor total de sus ventas en dólares, de acuerdo con la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos.

Igualmente, otro gran principio de la mercadotecnia es la promoción. Recuerdo que un profesor de la universidad hacía mucho hincapié en que las personas no buscan simplemente algo que sea barato, sino que esté a buen precio (descuentos, 2×1, 3×2, etc.). Como seres humanos, queremos sentir que obtenemos el mayor beneficio o valor, a cambio de la menor inversión posible. Los amantes de las ofertas encuentran en Internet el escaparate ideal para comparar precios entre distintas tiendas en línea, y son altamente receptivos a estrategias de cupones y cashback en el plano físico y digital.

La disponibilidad de un producto no sólo se da por ubicación geográfica, sino entre el mundo tangible e intangible. Diversas aerolíneas o servicios turísticos no disponen de una sucursal física para atender a sus clientes, así ahorran costos de abrir sucursales y contratar personal en distintas localidades. Aun así, por necesidad de adquirir estos servicios, los consumidores comenzaron a familiarizarse con el hecho de sólo recurrir a una página web para poder concretar sus compras. Hoy en día, tiendas como Linio o servicios de streaming de música o video como Spotify o Netflix, no tienen una oficina para atención presencial al cliente; esto no parece una idea descabellada, ya que todo el contacto, desde un inicio, se realiza en el sitio web, por correo o redes sociales, y lo más lógico es que su customer service sea igual.

Otra razón que motiva este boom es el acelerado ritmo de vida actual, muchas veces no se tiene tiempo para desplazarse a centros comerciales, restaurantes, tiendas especializadas, etc. Sobra decir que la comodidad de hacer todo con un solo clic o toque, mientras el usuario se encuentra en la fila del metro, entre juntas de trabajo, o a las 3 am en su casa, puede llamar la atención de cualquier persona y ser un área de oportunidad para las empresas.

A pesar de todas las causas a favor anteriormente mencionadas, ¿cuánto tiempo de vida le queda a este boom del e-Commerce? ¿No será en realidad una estimación un poco exagerada? En América Latina, al menos, aún queda un gran camino por recorrer, ya que sólo el 51% de su población adulta se encuentra bancarizada, de acuerdo con el Banco Mundial, y el 56% de la población está conectada a la red, según Internet World Stats. Esto significa que, en la medida en que más habitantes de la región, especialmente los jóvenes, se incorporen al sistema financiero y tecnológico, aumentará la base de consumidores del comercio electrónico.

Esto no sólo es una buena noticia para los grandes corporativos, también lo es para las startups o emprendedores, quienes pueden encontrar en esta industria una oportunidad para florecer, o para dar a su negocio un impulso que los lleve a cruzar fronteras.  Así que ya sabes, ¡tú también súmate al e-Commerce si quieres estar a la vanguardia!

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: