Storytelling en streaming

Antes éramos lo que teníamos, hoy somos lo que compartimos. –Jim Rohn-

Hace no mucho tiempo Facebook, la red social más grande del mundo, decidió implementar la transmisión de videos en vivo en su plataforma (algo ya antes visto por redes como Periscope, por ejemplo). Esto tuvo relativa aceptación pues originalmente  se encontraba disponible únicamente para figuras públicas (cuentas verificadas) lo cual permitía que su público estuviese al tanto de cada momento importante e incluso fuese parte de él. Sin embargo, Facebook decidió ampliar la disponibilidad de esta opción para cualquier usuario generando un fenómeno que a muchos molesta y a otros gusta mucho: todo el mundo empezó a realizar streaming de realmente cualquier situación.

A pesar de que la aprobación de esta función no ha sido tan alta como se esperaba, muchas organizaciones han sabido sacar buen provecho de ella y se ha realizado streaming de momentos históricos que fueron presenciados por miles de personas, un ejemplo sería el famoso 8 de noviembre de 2016 con las elecciones presidenciales para Estados Unidos.

Hablando en términos de contenido, el Storytelling tiene gran campo de juego en este tipo de plataformas. Un buen ejemplo es el video que hasta ahora lleva el récord en vistas: «Mámá Chewbacca«. ¿Parece extraño no? Pero por increíble que suene, este video tiene toda la estructura y elementos a perseguir para contar una historia, y es un gran ejemplo que pueden capitalizar las marcas e incluso podrían monetizar. A continuación te dejo 5 puntos importantes a tomar en cuenta para hacer Storytelling por streaming utilizando el ejemplo del citado video:

1. Estructura básica de un cuento

Piensa en pequeño. ¿Cómo empiezas a escribir un buen cuento? Teniendo claro en inicio, el desarrollo de la historia y su dramático o sorpresivo final. Anota en un papel (sí, a mano como en la vieja escuela), cómo será el curso de tu historia en breves bullets, esto te ayudará a tener claridad. Esto no implica precisamente tener un guion como biblia o algo completamente desarrollado, hablamos más bien de “bajar la idea”, saber en general de qué va la historia y sobre todo, ser naturales al momento de contarla. Aunque parezca risible, en el video se ve claramente esta estructura.

2. Duración y «compartibilidad»

Dado que el propósito del streaming es que tu público lo vea en el momento en que se está realizando (si no, ¿para qué hacerlo en vivo y en directo?), tienes que lograr extender el tiempo lo más que se pueda para que más personas de tu target tengan oportunidad de verlo, esto evitando la «paja» en la medida de lo posible. La recomendación es un promedio de siete minutos, y aunque el video de la señora usando una máscara no cumple del todo este requisito, sí toma en cuenta un elemento importante que es compartirlo, compartirlo, ¡compartirlo!, de esta manera se vuelve un tanto viral.

3. Just roll with it: encuentra la oportunidad

No siempre podemos tener una historia 100% planeada y hablando de un streaming, las posibilidades de una gran producción se vuelven mínimas y a una sola cámara con calidad de celular, aunque parezca desfavorable, ¡este es su encanto! Nunca sabes dónde está la oportunidad de contar una gran historia y por ello aquí tu creatividad juega el rol principal para bajar una idea, pasarlo en papel, tomar los recursos que tienes y hacerlo. No hubo demasiada planeación a la hora de hacer el video, realmente se encontró la historia en la cara de Chewbacca y el resultado fue excelso. ¡Ahora ve a por esa gran idea que está escondida hasta en lo más obvio!

4. Suspenso y sorpresa para tu público

Todos hemos sentido ese vacío que te deja un final incongruente o poco original en una película o un libro, eso es precisamente lo que quieres evitar. Proyecta una buena historia que mantenga en vilo a tu audiencia hasta el desenlace con ese momento de shock que se grabe en su mente. En el video se aprecia a la señora un tanto nerviosa y con una risa que no puede esconder una sorpresa aproximándose, para después… ¡Pum! Apantallar al público con una graciosa máscara que era todo el secreto con una risa totalmente espontánea.

5: No olvides la esencia de tu marca

Parece un punto obvio para un buen storyteller, pero es importante recalcarlo: no olvides nunca la presencia de tu marca, es la clave de una estrategia de contenido.  Proyecta las historias que definen tu producto o servicio  y que lo hacen único.

Nunca se tiene el éxito asegurado al momento de contar historias, pero si tu objetivo es impactar a tu audiencia y dar de qué hablar, contar historias en streaming, es una oportunidad en la era digital.

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: