La hiperrealidad de un sistema medicado

Entre risas monótonas y sensación de paz, se puede decir que vivimos en una época de revolución tecnológica, habitamos entre nubes en la red y espacios virtuales que no permiten la interacción física. Nos hemos vuelto una sociedad que vive en la hiperrealidad.

Existe entre nosotros contacto cercano, pero no físico; el cual deja al mundo en un estado de shock pero le abre las puertas a la comunicación, haciéndola mas fácil y rápida, dentro de un pequeño cuadro el cual se conecta a una red que no es precisamente tejida por abuelitas del siglo pasado.

Esta revolución que, a través de un portal social de color azul y blanco y mensajes instantáneos con palomitas dobles, nos hace recordar lo lento que era el correo convencional y lo práctico que se puede volver el flujo de información ,pero como en cualquier innovación creciente, existe un detalle…

Tenemos ojos cansados y poco vivos, que miran una pantalla llena de palabras que, en pocas ocasiones, nos damos el tiempo de leer con atención. Todo es inmediato y fugaz, nos emocionan los videos cortos que nos hacen reír sin que nadie nos escuche.

En el mundo cibernético, nos ponemos guapos para una foto de perfil, porque la imagen que reflejamos al mundo es a través de un muro que no necesita ladrillos para mantenerse en pie; poco a poco nacen dos personas en un universo diseñado para una sola.

A lo lejos se escuchan los pensamientos que se plasman al inicio. Encontrar almas lejanas es más simple que pasar un sorbo de agua y al rimar una oración en el mundo cibernético la gente no aplaude, sólo levanta el dedo en forma de un like.

Si un árbol cae y no tiene a nadie cerca para escuchar su caída, ¿hace ruido?. Es curioso cómo no podemos ver el sol directamente en un día despejado, pero podemos ver su forma cuando está parcialmente nublado; entonces cuando reímos a solas, cuando pensamos en muros sin ladrillos, cuando creamos una segunda vida, cuando nuestros pensamientos se insertan en una red que no es precisamente tejida por arañas, ¿estamos realmente vivos?.

Vivimos en una sociedad parcialmente medicada por una nueva droga más poderosa que las existentes, que nos pone a dormir con una canción tan suave y delicada, que pronto se vuelve parte de nosotros y avanza a pasos acelerados, convirtiéndonos en robots con audífonos.

Si una persona grita o ríe en medio de la red y no tiene a nadie cerca para leerlo ¿en verdad lo hizo? Respiremos y démosle control a la inevitable evolución de un sistema medicado. Internet es uno de los inventos más grandes creado por el hombre, pero sin lugar a dudas, si está mal controlado, resulta ser uno de los más peligrosos. Y tú, ¿qué realidad habitas?

 

Imagen: Pinterest.

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: