Espejos virtuales

Mis ojos confundidos han recorrido el mundo virtual y sus múltiples plataformas, y he llegado a la conclusión de que existen millones y millones de fotos de perfil en las diferentes redes sociales, pero tenemos una gran constante que no podemos dejar pasar : queremos construir la mejor imagen posible para nuestra persona, a través de estos espejos virtuales.

No existe impedimento alguno para subir la foto de perfil como nosotros deseemos, con toques y detalles con filtros en tono sepia y una lágrima que brota de lo más profundo de nuestro corazón únicamente para decir “Ella me ha dejado”… Pero como un desconocido, yo no podría saber aspecto alguno de la desdicha de la persona, y podría pensar únicamente que es una tendencia y usarla para mis fotos de perfil.

La gran incógnita es: ¿qué tan reales somos en un mundo virtual que se llena de mentiras? Los cambios que se le pueden hacer a una fotografía para alguna red social son impresionantes, la gran mentira de saber hacerlo a raíz de cambiar todo aspecto de tu ser, con una foto que esconde los kilitos de mas, o maquilla al por mayor y te cambia hasta el tono de piel. Mentiras pequeñas que cambian la percepción que el mundo tiene de ti y denigra la credibilidad del conocimiento del usuario en cuestión.

Digamos que tienes una oportunidad de trabajo en una empresa de modas, que requiere de un físico y porte excelentes, y te contactan por tus fotos en algún portal web, pero resulta que no eres ni la mitad de lo que muestras en aquellas fotos, ¿aun así te presentarías? Yo no lo haría, porque mi imagen ha sido alterada para un fin que, si lo pensamos, es inmaduro… la aceptación de una sociedad denigrante y de uno mismo a través de un espejo virtual, que se viste de perlas y nos hace contemplarlo cada segundo.

La responsabilidad de lo que se sube a la red recae en el usuario directamente, pero incluso desde un facebook empieza la sinceridad y la aceptación del físico o rostro otorgado, la alteración de nuestro ser es el simple grito de ayuda porque ni siquiera la persona es capaz de aceptarse y lo deja en un umbral virtual lleno de likes y comentarios rumbo a un engaño de felicidad temporal vacía y llena de mentiras.

Como buen consejo… acéptense como son, porque no existe nada mas hermoso que la persona sincera, aquella que nunca ha dejado de lado sus defectos, el alma pura que no esconde nada tras una cámara que afecta la percepción de los demás. El cambio real viene de la construcción de una realidad entera y es un proceso lento pero seguro, un proceso que inicia en un verdadero espejo y no uno virtual.

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: