Miradas de juguete: el verdadero mundo de los emoticones

En las múltiples fantasías que designa el estar dentro de una conversación virtual, utilizamos símbolos extras para adornar letras que no son exactamente afines a nuestro punto de vista. ¿Se han preguntado el verdadero valor de una vida llena de símbolos flotando en la mente?… Yo no.

Inundado está el mundo de las platicas virtuales de rostros con usos varios, que reparan las palabras y el daño de las mismas; nos dejan satisfechos de una manera rápida e imprevista… los llamamos emoticones, pero nada de emocionante tienen dichas miradas.

Nos hemos pintado de blanco y creemos que la primera piedra no ha volado de nuestras manos, pero somos los primeros en desviar la palabra. Una carita triste para reclamar algo, una feliz para demostrar alegría, pero frente al celular no tenemos expresión alguna, solo tenemos ojos llenos de letras que vuelan y se sonrojan con nuestra presencia.

¿Quiénes somos realmente si perdemos la identidad y esencia? Un mundo oscila en un vacío perpetuo, de símbolos banales y testarudos, que no reflejan nuestro mundo, sino simplemente la necesidad de colorear un espacio virtual que no se tiñe de colores en realidad. Miradas de juguete que sólo vuelan por volar y rompen estigmas… vacíos vanos que no dejan sensaciones al mirarlos.

Volar ya no sorprende, mirar ya no nos llena, coquetear ya no funciona y hablar ya no emociona. Millones de emoticones adornan nuestro mundo virtual; una carita un abrazo un beso, un tonto mirando su reflejo… ¡¿Cuándo perdimos la sensibilidad de mirarnos a los ojos?!

Somos culpables de un delito aún peor que el de la muerte: vivimos vacíos, miramos nuestro reflejo y perdemos el lujo de reír ante la gente, el toque y la sensibilidad de hablarnos de frente unos a otros… ya son pocos lo que realmente hablan con su voz y pueden denotar un nervio furtivo, que solo las miradas reales logran.

Perdimos el toque, no quiero decir en qué se ha transformado la vida, pero el mundo virtual está lleno de nosotros y alimentarlo se ha vuelto parte de la rutina. Adornémoslo más… puede que así las palabras flotantes tengan más humanidad, que nuestra propia expresión.

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

1 comentario

  1. EmojisPara.com

    Muy buena reflexión acerca del mundo de los emoticones. A nosotros nos toca muy de cerca y la verdad que compartimos gran parte de tu punto de vista.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: