Dándole like a la vida

Antes de la era digital solíamos decir, “dime con quién te juntas y te diré quién eres”, sin embargo, hoy podemos darle un giro a esta frase para cambiarla por “dime a qué le das like y te diré quien eres.” Y es que desde la llegada de Facebook estamos profundamente ligados a likear el contenido que encontramos en nuestras redes sociales y páginas web. ¿Cómo es que esta acción aparentemente inofensiva ha cambiado de manera real nuestras vidas? Bien, primero definamos este término, que aunque no existe en la Real Academia Española, sí existe en el Blog de las Ideas:

Likear: Dícese de la acción de presionar el botón “Me gusta” o sus variantes en una publicación. El objetivo: expresar abiertamente que has visto ese contenido, que eres solidario a su causa, que te interesa, que te parece divertido o que quieres formar parte de una comunidad afín a tus gustos.

Ahora que estamos en sintonía con esta palabra, ocupémosla para saber cómo trasciende en distintos escenarios.

 Likear una marca

 Las empresas en la era digital, podrán comprobar la importancia de contar con su propia fanpage que ofrezca contenidos dirigidos a su audiencia. Dentro de mi proceso de comunicóloga experimental, me ha tocado ser Community Manager y no hay nada más que puedas desear que ver crecer a tu comunidad virtual. Sin embargo, hay quienes piensan que si su marca llega a miles de likes el trabajo ya está hecho, incluso sin importar quienes likearon la publicación o si lo hicieron con algún método de pago. El like, es la primera señal de interacción con la marca; sin embargo, hay que medir la calidad que éste tiene y saber si estamos llegando al target adecuado. Por otro lado, no sólo de likes vive una marca, el siguiente paso será buscar la interacción y con ello el engagement de los clientes. La mejor manera de atraer a las personas adecuadas – en calidad y cantidad- siempre será a través de contenidos creativos.

¿Sabías que los mercadólogos encuentran en los likes la oportunidad perfecta para conocerte mejor? Sí, identifican los intereses de la audiencia, las tendencias y sus áreas de oportunidad. La magia de los algoritmos de los buscadores, como los de Google, empiezan a ofrecer más de aquellos contenidos que   te gustan. Si por ejemplo, eres un fanático de los automóviles, que no te sorprenda verlos hasta en la sopa cada vez que navegas en internet.

 

Likear en las relaciones personales

¿Has notado que cuando dos personas se gustan su interacción en las redes sociales es cada vez más cercana y constante? El detonante que lo hace evidente es nuestro amigo el like. Piénsalo, si a las publicaciones que sólo likeaba tu mamá se sumó el chico o chica que conociste en esa reunión, no lo tomes tan a la ligera. En estos tiempos usarlo con tu conquista se traduce a un “te estoy poniendo atención porque me interesas, y por lo tanto todo lo que publiques también”. Y aunque lo niegues, esta manera de interactuar puede hacer que pienses más en esa persona y sus intenciones e incluso accedas a salir a tomar un café. (Excepto cuando se trata de un stalker, en este caso bloquea su perfil antes de que sepa dónde vives.)

Pero, así como el like une a las personas , sucede el fenómeno inverso llamado “juntos en la salud y en la enfermedad hasta que un like nos separe”. Este punto va dirigido a las parejas celosas, quienes con su astucia, siempre son capaces de encontrar qué y a quién likeaste, y es ahí donde entras a la zona de peligro.

Según estudios de CyberPsychology, cada vez son más las personas que terminan su relación por descubrir o sólo intuir una infidelidad por parte de su pareja en Facebook. Así que opta por el uso inteligente de tus redes sociales. Acuérdate que tanto en internet como en las relaciones, los secretos no tardan en salir a la luz.

 

Likear por concursos y proyectos

Este, he de confesar, es un rubro que perturba mi paz interior (y vaya que suelo tener mucha). Te contaré el por qué de mi conflicto.

Si estás emprendiendo un proyecto y entras a un concurso, el problema no es qué las bases te pidan compartirlo en redes sociales, sino que tengas que conseguir más likes que todos para ganar, ya que el reconocimiento suele llevárselo el equipo más popular y no el de la idea de mayor calidad. Eso nos hace pensar que la vida vuelve a funcionar como cuando tenías quince años: los populares consiguen siempre la mejor parte. Pero no te preocupes, ya hay convocatorias que afortunadamente brindan reconocimientos determinados por el jurado. Así, los nerds también podemos demostrar talento detrás de la locura de nuestras iniciativas.

 

Likear por causas sociales

Hay quienes le han dado al like un sentido de responsabilidad social, que incluso puede convertirse en símbolo monetario. Proyectos como Free The Children, tienen la iniciativa donde a cambio de cada like en su fanpage, se dona un dólar para ayudar a niños que se encuentran vulnerables por situaciones de guerra, enfermedad o pobreza.

En contraste a tan nobles acciones, también nos encontramos con personas que creen que por likear una publicación cualquiera ya ayudaron a mejorar una situación. Es importante no quedarnos sólo en buenas intenciones.

 

Likeando ando

Como habrás descubierto, el like es un arma digital de nuestros tiempos y habrá que aprender a darle el mejor uso posible. Ahora, como un likeador responsable, sé que mueres por likear este artículo que acabas de leer (no dudes en hacerlo, harás a una escritora muy feliz.).

Así que antes de concluir, recuerda lo mucho que tu comportamiento online habla de ti, ¿qué quieres que éste comunique?.

Imagen: Flickr

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: