Como poetas y locos, todos facebookeamos un poco

El ser humano siempre ha tenido la necesidad de expresar su forma de pensar desde su origen; ya fuese en una piedra o en un árbol, ha buscado plasmar lo que necesita recordar o comunicar. Gracias al avance tecnológico ahora lo podemos hacer más frecuentemente, y con mayor audiencia. .

Siempre es lindo encontrarnos con que a alguien le ha ido bien, y es curioso leer una declaración intensa de amor, pero ¿qué transmitimos realmente al escribir los highlights cotidianos de nuestras vidas? Nos podemos encontrar algo tan simple como una mención a la bonita mariposa que alguien vio pasar, hasta una reseña idealista dirigida a partidos políticos. En los muros y timelines de Facebook, Twitter o Tumblr (por mencionar algunas redes sociales), convergen diversas formas de pensar,  mensajes de amor sublimes y una que otra locura.

Poetas del mañana

En el mundo digital y lleno de imágenes en que vivimos, la escritura ha quedado un poco atrás, pero no significa que desaparezca. La realidad es que nadie se pone a leer extensos comunicados de eruditos maestros en Facebook (a menos que sea tu crush quién escribe); pero si lo tuyo es inspirarte un poco, trata de ser breve. Los textos cortos son una gran idea para que los demás se interesen en tu contenido; de esta manera lo que dices es mucho más fácil de digerir y hace las cosas un poco más interactivas con tus seguidores o amigos.

No es nada raro que queramos expresar lo que se nos ocurre en el instante en nuestros muros, pero también nunca está de más tener cuidado con lo que compartimos y cómo lo decimos. Nuestras publicaciones pueden llegar a ser un arma de doble filo, o incluso se pueden transformar en una máscara de nuestras vidas.

¿Qué tan creíble y qué tan sincero es si una pareja se jura amor eterno vía redes sociales?, ¿realmente se están preocupando por su relación?, ¿o solo quieren llamar la atención? Tal vez no deberíamos publicar todos nuestros planes o proyectos, o alardear de nuestros carros, ropa o dinero. La naturaleza de las redes sociales se ha prestado para transformarlas en un desahogo a los problemas, o una exaltación de logros, pero debemos recordar que la discreción tiene que ir de la mano de nuestros pensamientos.

Pocos son los que aún escriben con el corazón en la mano y los dedos en el teclado; de ellos es el mundo de los recuerdos del pasado, pero también pertenecen a los 140 caracteres de Twitter del futuro. Les pido no dejen de escribir; una palabra en la web puede ser minúscula, casi nada, pero es eterna. Se queda ahí para que alguien la encuentre algún día y diga, sí yo también me siento de esa manera.

Las redes sociales nos invitan a llevar nuestros sentimientos más allá de todo lo cotidiano. A final de cuentas, detrás de la pantalla todos podemos ser más locos, o más visionarios, podemos ser poetas de época o de antaño.

tumblr_nsf768GR3q1qzpacbo5_1280

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: