3 razones para no sacar tu celular durante un concierto

Como millenial ha sido muy interesante ver el mundo y a la tecnología “crecer” junto conmigo. Cuando estaba en la primaria usaba una computadora unas 50 o 60 veces más ancha que en la que estoy escribiendo en este momento. Observé como un Nokia 5110 con el juego de la viborita se fue transformando en un dispositivo inteligente como el iPhone.

En este momento estamos casi despidiendo al octavo mes del 2016 y estoy muy cerca  del 11° aniversario de mi primer concierto de rock. Fue en 2005 en el Palacio de los Deportes; la banda que tocaba era Good Charlotte y yo tenía un Nokia 3200 con una cámara con la maravillosa resolución de 352 x 288 pixeles y 1MB de memoria.

Lo más gracioso (o ahora así me parece) es que jamás se me cruzó por la mente sacar una foto de aquel evento. No hicimos selfies en el camino, ¿video del concierto?, ¡eso no existe! Eso sí, creo recordar que intenté grabar el audio de mi canción favorita, lo que resultó en 5 minutos de gritos indescifrables.

En estos 11 años no solo mis gustos musicales cambiaron, también la dinámica en los conciertos. Pasé de grabar un triste audio a tener un video en HD de mi banda favorita. Los encendedores dejaron de sacarse durante las baladas y los reemplazaron las pantallas con brillo al 100%. Si no tuviste oportunidad de ir al show del viernes, a las dos horas ya existen cientos de videos en Youtube de lo que te perdiste.

La principal pregunta que se hacen las generaciones menos “nuevas”, es qué tanto ha beneficiado la tecnología al disfrute de los conciertos, obras de teatro, películas… en fin al entretenimiento en general. ¿Será que ahora es más importante crear miles de “recuerdos” para ver mañana, que vivir el momento? Eso creía, hasta hace poco.

Mi revelación

Hace un mes tuve la oportunidad de ir a un concierto después de casi dos años de no hacerlo. Era una pequeña presentación en un café local de Ciudad Satélite. Al entrar me dieron un papelito con instrucciones de un juego. El público sería un jugador y las bandas otro, ambos competiríamos en un serpientes y escaleras para elegir las canciones de la noche.

Entre risas, castigos y buena música olvidé por completo algo que me parecía imposible: el celular. Cuando salí me di cuenta que no grabé nada, no saqué ni una foto, ni hice “check-in” en Facebook. Lo sentí como una revelación. Hoy todavía escucho el coro de Piñatas y Sal y aquel sentimiento de vivir un buen momento con una de mis mejores amigas.

Esta bonita experiencia me animó a compartir con ustedes las 3 razones para no sacar tu celular durante un concierto:

  1. Respeta a los demás. Digo no es un delito sacar el celular y sacar 2 o 3 fotos, pero toma en cuenta a las personas que te rodean. No hay nada más molesto que “ver” el concierto a través del gigantesco celular, ya casi Tablet, de la persona de enfrente.

tablet

  1. Vive el momento. Atrévete a dejar de ver el mundo a través de la pantalla y deja que el único recuerdo que quede sea el de tu cabeza. Los momentos más memorables son aquellos en los que olvidas sacar el celular.

concertt

  1. Solo disfruta. La música en vivo es una de las pocas maneras en que podemos desconectarnos del mundo exterior.Cierra los ojos y escucha, realmente siente las notas vibrar en tus oídos y en tu pecho. ¡Guarda el smartphone y ponte a bailar!

thenug-Y0jm3xXBZn

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: