Mi vida detrás de las cámaras

Se dice fácil, se piensa aun más. ¿Qué tan complicado podría ser? Si solo se tienen que apretar botones y contar con personas que hagan dos o tres cosas enfrente de un lente; si claro, se dice fácil, pero la verdad es que no lo es.

La vida detrás de una cámara es una llena de imprevistos y carreras de un lado a otro. En un instante tu semana pareciera que se convierte de 9 días o más. Dependiendo mucho el proyecto que podamos tener en las manos en ese momento, las emergencias de último momento son usuales; los cambios radicales y las horas de sueño que se van por la ventana son cosas que desgastan y al mismo tiempo nos ponen en uno de los trabajos más hermosos de este planeta.

El sonido de pies corriendo, los gritos constantes por conseguir el equipo, las luces intensas en el set, las caras emocionadas (y eventualmente cansadas) de un equipo de trabajo dedicado, las gotas de sudor y las risas compartidas en el mismo lugar, nos hacen crecer y sentir que todo vale la pena. Una vez que el trabajo suena a proyecto, y el proyecto se transforma en entrega, el orgullo de saber que eres parte de esa creación es la cereza del pastel a la que todos sonreímos.

No es fácil. Son jornadas largas, faltas de pago, cargar cosas de arriba para abajo, lidiar con incumplimientos que frenan la producción y con problemas de papeles y tomas robadas. Es sudar bajo el incandescente sol o morir de frio bajo el viento de invierno; es ir a trabajar en la peor de las gripas, con el peor de los dolores de garganta. Es escuchar un texto repetirse una y otra y otra vez; gritos y desastres de café. Es una vida de estrés constante con pequeños rayos de luz cada que se grita a los cuatro vientos acción y corte.

Irónicamente es una vida que no le desearía a nadie, pero es el primer estilo de vida que recomendaría. Un torrente de emociones y de deseos surge cada que comienza y termina una producción y en lo personal, cuando pasa a postproducción.

Si eres una persona interesada en trabajar detrás de una cámara o en algo acorde, te deseo la mejor de las suertes, el mejor de los éxitos. Es una carrera de paciencia y de mucho aprendizaje; se empieza desde abajo, con la mejor disposición y la mejor de las caras siempre, con una sonrisa y toda la energía. Comienzas a aprender los pasos para usar una cámara, colocar una luz, y entiendes el por qué usar determinado lente. Entiendes la función de la claqueta, del sonidista y cómo un buen director y un excelente asistente de dirección hacen la diferencia. Ahora sabes apreciar el trabajo del fotógrafo, de los que manejan las tarjetas de datos, de los asistentes de cámara y de los miembros del staff.

Finalmente también aprendes a valorar tu puesto. Que en este momento se vuelve el más importante, los aprecias más que nunca; es un trabajo de equipo y si uno falla, todo se atrasa, pero de igual manera, los demás lo ayudan a levantarse.  Esta vida me ha quitado tanto, y tanto me ha regalado. El tiempo invertido en ella se ha vuelto incontable, innumerable e insoportable, pero con este pequeño detalle de que me hace feliz: mi trabajo.

No es un adiós, es un hasta luego  

Son idas y vueltas; el mundo gira y el tiempo pasa. ¿Qué más puedo decir?, se me dio la oportunidad de conocer excelentes personas y grandes amistades. Ha sido una experiencia increíble. Con este último vistazo a mi vida laboral y mi pasión, me despido del Blog de las Ideas. Les deseo suerte y el mejor de los éxitos, siempre para arriba. Sigan siendo súper dedicados y exitosos.

Gracias Blog de las Ideas. Gracias por tantas palabras que me has sacado de la cabeza y tanto caos que has liberado. Ha sido toda una experiencia, pero todo en la vida tiene ciclos y el mío ha concluido. Espero seguir viéndolos -leyéndolos- y seguir sonriendo con ustedes. Quiero seguir creciendo y aprendiendo con ustedes.

Por mi parte es todo, pero no me quiero ir sin darles las gracias de manera grande. Son increíbles personas, tanto los que escriben como los que nos leen. A ustedes, lectores, infinitas gracias. Sigan creyendo y aprendiendo de estas increíbles personas. Sigan sonriendo y pasando un buen rato, informándose y haciéndonos parte de su vida diaria.

Infinitas gracias, los quiero a todos, ha sido, es y siempre será un placer compartir mis ideas con el mundo.

Con todo el cariño,

Manuel Arturo Lerdo de Tejada Lozano

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: