Warner Channel vs La audiencia

El pasado mes de noviembre los fans latinoamericanos del canal Warner Channel, nos encontramos con una no grata sorpresa, las series a las que estábamos tan acostumbrados en su idioma original ahora estaban dobladas al español. Frases como el “How you doing” de Joy en Friends y el famoso “Bazinga” de Sheldon en The Big Bang Theory se habían ido.

La reacción no se hizo esperar y las redes sociales explotaron en quejas; el tema se volvió trending topic en Twitter y los post en Facebook  se llenaron de comentarios en contra del doblaje, exigiendo de vuelta al idioma original. ¿Qué hizo Warner? Nada ¿Cual fue la respuesta a su descontenta audiencia? Cambien el idioma con la opción de SAP.

Estudio de mercado vs redes sociales 

Luego de la presión en redes Warner Channel  lanzó un comunicado en donde explicaba las razones de su decisión:

 “Este nuevo enfoque responde a las nuevas necesidades y requerimientos del público de la región, que prefiere disfrutar de sus series y películas favoritas en su idioma. Todo esto es producto de varias investigaciones de mercado realizadas por el canal en mercados clave como Argentina, México y Brasil”

Y mientras Warner sustentaba su postura con mercadotecnia de los 90’s, sus redes hervían en disgusto.

Captura de pantalla 2016-04-03 a las 11.55.08 a.m.Captura de pantalla 2016-04-03 a las 11.41.37 a.m.

No es ajeno para nadie que el social media es el mejor escaparate de cualquier negocio, según la AMIPCI en México somos 53.9 millones de personas con acceso a internet y nueve de cada diez están registradas en alguna red social. Además el uso más popular de la web, con 85%, es ser utilizada para entrar a redes sociales.  Sin embargo, el segundo y más importante beneficio de la presencia de las marcas en redes sociales es la interacción directa con su audiencia y sus necesidades, con la intención de crear una comunidad que se retroalimenta mutua y constantemente.

Como consumidora no me gusto nada el cambio, pero lo que profesionalmente me sorprendió, fue ver cómo una marca del tamaño y reputación de Warner Channel carecía de una estrategia de respuesta ante crisis en redes sociales, y peor aún, ignoraba completamente a su audiencia, en el mejor de los casos se limitaba a responder unidireccionalmente sin dar paso al debate, hecho que por supuesto enojaba aún más a los seguidores.

1237610 

5 meses de crisis en redes sociales

 

De noviembre a la fecha Warner ha mantenido su misma postura, bueno no, ahora ya ni siquiera responde con su mensaje genérico, pero las quejas de la audiencia también continúan.

12540619_518766994975207_96105011766931908_n12705249_530990720419501_135409753263086648_n

A lo largo de estos meses en toda Latinoamérica la comunidad que se manifiesta en contra de la imposición del doblaje y ésta ha hecho de todo; pedirles que el idioma secundario o SAP sea el español; campañas de mensajes a patrocinadores y distribuidores de Warner; peticiones a Netflix para adquirir las series de Warner; páginas en contra como Ya no somos Warner (con más de 50 mil seguidores al momento); peticiones en Change.Org, una de ellas dirigida al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) liderada por personas con problemas auditivos quienes sin subtítulos ya no pueden mirar sus series favoritas; innumerables memes, burlas y amenazas, etc. Nada ha funcionado.

¿Por qué Warner no escucha?

Luego de meses de quejas y peticiones, me queda muy claro que Warner sabe del descontento pero ha decidido ignorarlo olímpicamente, sin más declaraciones que “consulten con su operador”.  Mientras tanto los operadores en Latinoamérica dicen no ser los responsables o piden contratar canales HD. Entre que son peras o son manzanas, si la responsabilidad es de la cadena, de los operadores o del cambio de los equipos y de las señales digitales, el público  se mantiene en claro descontento.

Por supuesto que Warner debe tener razones de peso, más allá del famoso estudio de mercado, seguramente económicas y de estrategia, para aferrarse así a su postura. Una de ellas podría ser el inminente crecimiento de plataformas de entretenimiento como Netflix, quienes ganan terreno en los segmentos de consumo ABC1; esta podría ser una razón por la cual cadenas y operadores han decidido concentrar sus esfuerzos en el sector C2 y C3, más acostumbrados al contenido puramente en español.

Quizá Warner está consiente de que perderá buena parte de su audiencia en Latinoamérica pero esto no le preocupa y espera, con el tiempo, imponer su postura; el porque real de esta decisión sólo la conocen ellos.

Las redes sociales son hoy en día el contacto directo de muchos consumidores  con sus  marcas favoritas y están acostumbrados no sólo a externar su opinión sino a tomar cartas en el asunto y exigir lo que quieren. ¿Las grandes empresas tradicionales entienden la dinámica de las redes? ¿Están dispuestas a pagar el precio de la amplia difusión a cambio de una interacción verdadera? ¿Se adaptaran o se aferraran a su estilo unidireccional? Seamos honestos, lejos de las brechas económicas esto es también una brecha generacional y tecnológica.

Sólo el tiempo dirá si las cadenas y la televisión por cable se adaptan, pelean o mueren a manos de las nuevas audiencias; mientras tanto aquellos que disfrutamos de los shows y películas en su idioma original tendremos que migrar a sistemas más incluyentes que nos permitan una de las grandes ventajas de los medios modernos… la libre elección.

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: