El tamaño sí importa: de banner a libro

Los hay chiquitos y grandotes, según cada necesidad. Anteriormente en el Blog de las Ideas has leído sobre la importancia de generar contenidos de valor para tu marca pero, ¿realmente le estás dando la extensión ideal a cada uno? Estás a punto de descubrirlo.

 Elige la medida que te acomoda

Antes que nada, repasaremos las características de los formatos más utilizados en el mundo digital, del más breve al más extenso:

Banner: En él, una sola oración de no más de cinco palabras debe detonar una acción: comprar, visitar un sitio, participar en una promoción, etc.

Tweet: Aquí, 140 caracteres es el límite para impactar con un mensaje atractivo, claro y conciso. Este formato es ideal para datos duros, tips, breves novedades de tu marca y contacto con el cliente.

Post en Facebook/Instagram: En estas redes tienes más espacio, pero no por ello debes abusar de él. Lo ideal son de tres a cuatro líneas de texto acompañadas de imágenes o video.

Entrada de blog: En este formato los textos suelen ser más largos, para desarrollar mejor un tema. La extensión ideal es una página o página y media como máximo.

White Paper/Estudios: En ambos contenidos, un tema toma presencia a través de una investigación, por lo que las páginas para su realización son indefinidas.

Libro: Tal como en su versión física, un libro digital puede extenderse tanto como lo necesite.

Ahora ya estás familiarizado con la extensión de cada contenido pero aún queda una pregunta por resolver: ¿Cómo lograr sintetizarlo o extenderlo, según sea el caso? No te preocupes, estos consejos te ayudarán a lograrlo:

Para sintetizar:

  1. Enfócate sólo en el objetivo principal de tu mensaje; no te claves en los detalles ni adornes de más tu lenguaje.
  2. Juega con la estructura, reescríbelo para tratar de explicar la misma idea usando menos palabras. Hallarás la manera de simplificarlo.
  3. Divide la información. Por ejemplo, si quieres contar la evolución de la moda en tus redes sociales, genera un contenido por década para compartirlo periódicamente y no saturar a tu público.

Para extender:

  1. Asegúrate que el tema que elegiste realmente necesite más espacio. Si es así investiga todo acerca de él; compara opiniones, incluye tus conclusiones y conecta con tus lectores mediante preguntas abiertas.
  2. Al momento de escribirlo, incluye todas tus ideas. ¡Todas! Ya será en la edición donde selecciones las mejores. Te sorprenderá cuántas de ellas pueden valer la pena.
  3. Jamás dejes de leer. (Sí, lo he dicho mil veces). Te ayudará ampliamente a mejorar tu expresión escrita. Toma un libro y analiza la manera en la que cuenta cualquier historia.

¿Aún piensas que el tamaño no importa? Es hora de re plantear tus contenidos y evitar hacer de una entrada de blog, un tedioso libro que nadie se aventuraría a acabar. Satisfacer a tu audiencia está en ti, querido storyteller. ¿Qué esperas?

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: