Stroyboard for dummies

Tal vez hayas escuchado de un término muy popular en la industria del cine: storyboard. En resumen, es la representación gráfica de cómo se desarrollará un audiovisual toma por toma. En él se presenta con una imagen o boceto lo qué aparecerá en pantalla; el texto ofrece una descripción de lo que sucede si se narrará o se dice algo; ademas también se usa para dar alguna instrucción más técnica.

Sin embargo, existe un mito respecto al storyboard: sirve solo para películas. Aunque esta herramienta tiene su origen en las primeras animaciones cinematográficas de Walt Disney Studios, actualmente tiene un sinfín de aplicaciones. Puede ser útil para la planeación un video demo, un spot publicitario o un GIF; también sirve para una sesión en una conferencia, un curso de capacitación, ¡o hasta el desarrollo de una app! Es la herramienta más poderosa que tienes para tu storytelling visual.

¿Cómo construir un storyboard fácilmente?
Ya sea que por azares del destino tengas que hacer un storyboard y no tienes idea por dónde comenzar, aquí te dejo un breve instructivo para hacerlo.

1.- Power Point es tu mejor amigo
No te rompas la cabeza con un programa de diseño y utiliza este clásico para crear la estructura de tu storyboard. Te recomiendo crear cuatro columnas: concepto visual, texto en pantalla, descripción y tiempo y audio.

2.- Rellena las columnas adecuadamente
Concepto visual. En pocas palabras es la imagen. Si fuiste bendecido con el don del dibujo, imprime el formato, toma tu lápiz y dale rienda suelta a tu imaginación. Si por el contrario, no te sale ni un círculo, puedes buscar imágenes en internet similares a lo que te estás imaginando. No hay regla exacta, simplemente plasma lo que tendrá más importancia visual en el storyboard.
Ejemplo:

Texto en pantalla. Sonará redundante, pero literalmente es texto que deseas tenga presencia visualmente. Puede ser un copy, una palabra, una cifra, una frase de apoyo, títulos, los textos de la app, etcétera.

Descripción y tiempo. Aquí puedes expresar a detalle qué sucede en la toma y cuánto tiempo durará. ¿Es una persona a cuerpo completo o un close up?; ¿Es exterior o interior?; ¿Es la pantalla de bienvenida a la aplicación o el formulario de registro?; ¿Está el expositor hablando sobre un tema o respondiendo preguntas al público?; ¿Se mueve la cámara o está fija? Responder a este tipo de preguntas te puede dar una idea de lo que debes poner en este recuadro.

Audio. Aquí puedes indicar si suena un fondo musical, si aparece algún efecto de audio o simplemente poner el diálogo de la persona que está hablando.

La importancia de planear

Hacer un storyboard puede sonar a mucho trabajo, pero créeme, sirve exactamente para lo contrario: te ahorra esfuerzo y tiempo en la ejecución o producción. Imagina que vas a hacer un GIF o una animación. En lugar de llegar con la mente en blanco y comenzar a trazar y animar figuras que al final no vas a terminar utilizando, mejor planea. Cuando tienes el storyboard, ya tienes la mitad del trabajo.
Otro motivo muy importante para usar un storyboard es que con esto será mucho más fácil para otras personas entender tu visión del proyecto. Todo puede verse fantástico en tu mente pero al explicarlo con palabras puede no ser tan claro. El story resuelve esta problemática. Además, si no vas a ser tú quien produzca el material final, será más fácil para esta persona ejecutarlo con una guía muy clara.
Tal vez te tome un par de horas armar tu primer story, pero con el tiempo y la práctica lo harás con los ojos cerrados. También te recomiendo checar una herramienta para hacer un storyboard en línea que te compartimos previamente en el Blog de las Ideas.

¡Suerte!

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: