Sí, puedes contar una historia en tu currículum

Todo lo que existe tiene su propia historia. Tú, querido storyteller, estás compuesto por miles de ellas, pero hoy nos enfocaremos en una en particular: la de tu currículum.

¿Sabías que un reclutador examina tu CV en un tiempo promedio de 6 segundos, según un estudio de The Ladders Found? Así es, sólo tienes seis segundos para engancharlo o ser descartado.

Quizá no haya algo más frustrante que las empresas de tu interés “dejen en visto” tu solicitud. A todos nos ha pasado, ya que es parte de un importante aprendizaje; nada de ese proceso está en tus manos salvo la parte más importante: la manera en la que te vendes.

¿Tu currículum verdaderamente dice lo que debería decir de ti? ¿Estás proyectando la idea correcta? ¿Le falta o le sobra información? Vamos a averiguarlo, repasando esa historia paso a paso:

Cómo contar mi historia laboral en 5 pasos cortos

  1. La presentación de tu personaje: tú. Antes que nada, dile al mundo quién eres y dónde pueden localizarte. Los datos clave son: nombre, mail, teléfono, profesión e institución de la que egresaste. Nada más es necesario al principio, salvo que así lo solicite la vacante.
  2. Construye tu identidad: Las historias más atractivas son las que se salen de lo ordinario. ¿Por qué no lo aplicas en tu CV? Por ejemplo, si eres mercadólogo no sólo lo menciones así, como el resto del mundo. Dale la vuelta y véndete como un “creador de experiencias de marca”. ¿Chef? “Creativo culinario”. ¿Contador? “Amante de los números y su orden”. Tú puedes ser Don/Doña Interesante sin importar a qué te dediques.
  3. El desarrollo. Aquí es donde va la carnita de tu historia. Alinea tu experiencia al perfil que estás buscando, usando sólo las palabras necesarias. Si no tienes ninguna experiencia previa puedes incluir proyectos personales o estudiantiles.
  4. Detalles importantes. Después de contar las cosas maravillosas que has hecho, es turno de hablar de tus aptitudes. Procura no caer en el cliché; tú eres un personaje protagónico con virtudes particulares. Si tienes certificados o cursos que valga la pena destacar, inclúyelos.
  5. Cierra con un interés o actividad que ayude a conocerte mejor: arte, deporte, acto de caridad, etc. Además de profesionistas, somos personas a las que les apasionan muchas otras cosas y eso habla mucho de nuestra personalidad.

Cuando escribas tu CV, léelo varias ocasiones para asegurarte de que el orden y las palabras son las adecuadas. Ah, y no olvides ser honesto contigo mismo… No querrás que tu historia se convierta en un texto de ficción y que a la hora de la acción no se vea reflejado lo que prometiste. Ahora sólo queda armarse de paciencia y confiar en que tú eres esa historia que todas las empresas están interesadas en conocer. Algo es seguro: tarde o temprano llegarás al lugar indicado.

¡Mucho éxito! Me encantaría que me compartieras qué es lo más interesante de tu propia historia a la hora de buscar trabajo. ¡Escríbelo en los comentarios!

 

 

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: