Ortografía y redacción: tu carta de presentación

Dicen los memes que circulan en la red: ¡Facebook cerrará cuenta a usuarios con mala ortografía! Si fuese verdad, más del 50% de la red social más famosa del mundo se quedaría sin usuarios.

Y es que la ortografía no es tema menor; se cree exclusivo de ciertas profesiones, especialmente de los comunicólogos. Siendo algo que enseñan desde la primaria, es impresionante la cantidad de estudiantes universitarios y de profesionistas, que carecen de dicho conocimiento y peor aún lo creen poco importante: “al fin existe el corrector de Word”, afirman. (Créanme aún no es tan inteligente)

La buena ortografía va de la mano con una buena redacción, si no se colocan las comas, los signos o los puntos en el lugar adecuado, se puede dar un mensaje erróneo.

  • ¿Cómo amaneciste vieja?
  • ¿Cómo, amaneciste vieja?
  • ¡Cómo amaneciste vieja¡

La redacción es la acción de ordenar, ampliamente explicado, refiere a ordenar el pensamiento y las ideas para colocarlas correctamente sobre papel. ¡Ups! Primera mala noticia, redactar implica pensar y reflexionar. Eh ahí la primera explicación. Pero bueno, dicen que para saber escribir, la mejor herramienta es leer, tema resuelto. ¡Ups, ups! Segunda mala noticia, el índice de lectura es muy bajo en nuestro país, más allá del TV Notas y pese a los medios digitales o libros electrónicos, el estudio “Hábitos de Lectura”, elaborado por la OCDE y la UNESCO, posiciona a México en el puesto 107 de 108 países, con aproximadamente dos libros anuales por persona.

Ya no hablemos del estilo, éste es personal y se atañe a una resultante psicológica que conjunta la inteligencia con la imaginación para ordenar ideas, demasiado pedir. Quedémonos con la importancia de la ortografía y la redacción en la vida cotidiana. Su mal uso puede ser motivo de no ser contratado, de malos entendidos en la comunicación o hasta causa de despido.

La ortografía es tu carta de presentación y si la dejas en manos de Word, escribir en papel o en pizarrón te será imposible. Escribir bien, es sinónimo cultura y de educación y forma parte de tu personalidad, aspecto que impacta en tu vida, incluyendo la profesional. Cuando eres parte de una organización, tú eres su representante; pensemos en un director general que manda un comunicado mal redactado ¿qué pensarías de él y de la organización que representa?

En la parte personal con un amigo o con tu pareja, imagina la siguiente conversación:

blog1 (1)

 

En la era digital, abunda el uso de la palabra escrita. Los mensajes de texto, el chat, las redes sociales y los blogs desplazaron al teléfono y las pláticas cara a cara, hoy en día es la función que menos se usa en un Smartphone. La escritura pues, toma más fuerza en la vida cotidiana y, aplicada correctamente, es un medio de creación en este mundo conectado. Y crear, interactuar y comunicar a través de estos medios, no implica romper las reglas de ortografía, sustituir palabras por siglas propias de una moda y abusar de los anglicismos.

Blog 2

Leía hace unos días cuál es la mejor manera de elegir un candidato para una vacante laboral. Suponiendo que se tuviera una terna, la fórmula infalible sería inclinarse por aquel candidato que muestre mejores habilidades de escritura, indistintamente del puesto. Contratar a quien mejor escribe, independientemente del puesto, es contratar a alguien que tiene la facilidad de comunicar; la claridad de pensar; la facilidad de hacer entender las cosas; y la sabiduría de ponerse en los zapatos de los demás. Cualidades deseadas en cualquier profesionista.

Blog 3

La ortografía es una actitud; tú decides cuál es tu carta de presentación.

 

 

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: