Millennial tardía, pero millennial

Parece que los millennials estamos de moda y se habla mucho de nuestras características, forma de relacionarnos y aspectos laborales. Lo cierto es que se dicen muchas cosas al respecto y no son del todo ciertas. En este espacio, como buena millennial, aprovecharé para aclarar esas dudas y desmitificar a nuestra contrastante generación.

Howe y Strauss, son dos de los principales autores que han estudiado profundamente el tema generacional. Ambos, realizaron una clasificación según el periodo de nacimiento de un grupo de personas, los nombraron de acuerdo a hechos y acontecimientos de vida que compartieron. De esta forma, se establecieron cinco grupos generacionales, uno de ellos: los millennials o generación Y.

Según los autores en cuestión, se les considera millennials, a los nacidos en entre 1981 y el año 2000. Destaca como principal característica, que nuestro nacimiento se dio a la par de los grandes detonantes tecnológicos, mismos que marcaron nuestro devenir.

Sin embargo, la generación abarca un periodo de 19 años, aspecto que subdivide al grupo en dos: millennials tempranos y millennials tardíos. Quien no conoce estos datos, suele hacer aseveraciones como: “nacieron a la par del milenio”, “son rebeldes en el trabajo”, “son irresponsables”, “no se despegan del celular”.

Aclaremos los puntos. Nacer a la par de los detonantes tecnológicos, refiere al boom de la Revolución Tecnológica de los años ochenta, que incluye la aparición de la computadora y el auge de las empresas de Silicon Valley. Esto no tiene relación alguna con estar todo el tiempo conectado o inventos como el Iphone, esto ocurrió pasado el año 2000, hechos que corresponden a otra generación.

Es una generación marcada por la tecnología, pero no se pueden generalizar las características cuando hablamos de avances de casi veinte años. El aprendizaje no fue igual para los dos grupos y en determinado momento, el millennial temprano tuvo que conocer y adaptarse a los inventos posteriores a los noventa. El millennial tardío no sufrió esta transición.

Podemos decir que a los millennials tempranos nos tocó aprender a usar esas grandes computadoras con letras verdes, para iniciar tenías que poner una serie de códigos. Al paso del tiempo, la evolución de esta y otras tecnologías, se dio paso al uso de una laptop, herramienta propia para un millennial tardío.

A los millennials tempranos nos tocó conectarnos a internet desde el teléfono fijo, aspecto que hacía imposible sostener una llamada telefónica a la vez; se podía escuchar los raros sonidos que emergían del teléfono cuando se iniciaba la conexión. La información ordenada en la red, no se hizo realidad hasta 1998, año en que se fundó Google, así que tampoco pudimos entregar las tareas del «Rincón del vago» a diferencia de los millennials tardíos.

Si nos vamos a los dos extremos del periodo que abarca la generación, podremos calcular las edades del millennial de hoy. Aquel nacido en 1981, hoy tiene 34 años y aquel nacido en el año 2000 tiene 15 años; el de edad intermedia tiene 24 años y nació en 1991. Por esta simple razón, las aseveraciones, juicios y mitos antes mencionados, son muy relativos.

Una adolescente de 15 años, definitivamente vive 100% conectada y con un mundo de posibilidades tecnológicas a sus pies. Sus estudios universitarios distarán mucho de la mujer de 34 años que está consolidando una carrera profesional y que si bien maneja a la perfección un teléfono celular, el uso que le da es muy diferente. Ambas pueden ser consumidores de contenido, convivir con diversas plataformas e incluso pertenecer a la misma red social. La gran diferencia: una tiene poder adquisitivo y la otra depende aún de sus padres.

La joven de 24 años, recién egresada, es una historia diferente. Inicia su carrera profesional y seguro puede conseguir su primer trabajo a través de una red social. Su mundo es más dinámico y profesionalmente tienen otras características. También es consumidora de contenidos pero también creadora. Con suerte su jefa podría ser la mujer de 34 y sin ella, una baby boomer de 45.

Nacida en 1981, yo puedo decir entonces que millennial tardía, pero millennial. Soy usuaria de la tecnología, curiosa de su dualidad, dedicada a la creación de contenidos, usuaria de redes sociales y especialista en marketing digital.

Tuve un Nokia con el mejor juego: la viborita. Pasé por la Blackberry hasta llegar al Iphone, confieso que la transición a lo touch me costó trabajo. Me rehusé a usar las redes sociales y terminé trabajando en ello. Aprendí las 4 “p´s” en mi primera especialidad en marketing (precio, producto, plaza y promoción) años después, en otra especialidad, me dijeron que ya eran 4 “c´s” (consumidor, costo, comunicación, convivencia) hoy se trata de experiencias y de historias; el cambio es la única constante. Soy independiente, decidí ser mi propia jefa y hacer lo que me gusta. No es rebeldía como suelen calificarlo, es buscar tus objetivos. Emprender es otra de nuestras características.

Los millennials, de cualquier periodo, tenemos acceso a más información, esa es la gran diferencia con otros periodos generacionales y es por ello que nos ponen etiquetas. Ser millennial no es fácil, nos precede una generación diferente, los baby boomers, y nos sucede una generación revolucionada, la generación Z. El mundo no para….

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: