Juegos Olímpicos 2016, el adiós a las grandes televisoras

Estamos a menos de 20 días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y no sé ustedes, pero según yo, el hype no se ha dejado sentir este año. El interés popular en general ha sido muy bajo; muy probablemente esto se deba a que las dos grandes televisoras de nuestro país han quedado fuera de su transmisión.

Todo Río es territorio…Slim 

En 2013 el Comité Olímpico Internacional otorgó a América Móvil la licencia exclusiva de la transmisión de los Juegos Olímpicos de Río para toda Latinoamérica. Debido a la dura competencia que la cadena de Carlos Slim tiene con Televisa y TV Azteca, éste dio un duro golpe a las televisoras negándoles el acceso y dejándolas fuera de la jugada por completo.

Por primera vez en la historia no contaremos con una cobertura masiva en televisión abierta de los Juegos Olímpicos. Si bien Canal 11 y Canal 22, ambos propiedad de entidades gubernamentales, cuentan con los permisos de transmisión es en realidad poco probable que den una cobertura 24 X 7 del evento.

Aquellos que cuenten con televisión por cable podrán ver la señal de los Juegos Olímpicos ya sea por Claro Sports, propiedad de América Móvil, quien transmitirá los eventos más relevantes y programas de resumen, tres veces al día; o podrán hacerlo por medio de la versiones latinoamericanas de Fox y ESPN  que cuentan con una sublicencia para utilizar material de América Móvil durante sus espacios informativos.

Aunque esto ha provocado que en general el entusiasmo inicial por los Juegos Olímpicos sea bajo, la salida de las televisoras tradicionales abren al internet y las redes sociales la posibilidad de ser los grandes protagonistas en cuestión de transmisión y difusión de los mismos.

Olimpiadas Millennial

La movilidad y la conectividad a internet son la gran apuesta de América Móvil; a través de su página clarosports.com toda Latinoamérica podrá ver de forma gratuita los Juegos Olímpicos de Rio 2016 cuándo quieran y desde dónde quieran. Apoyados además de la compatibilidad de su plataforma en internet con dispositivos móviles, desde los que se conectan actualmente a internet más del 68% del total de internautas mexicanos.

El modelo que persigue Slim apuesta por la transmisión de este evento internacional de una forma más moderna. Su inspiración viene de lo que hizo la BBC de Londres durante los Juegos de 2012, que además de su señal en canales tradicionales, permitió a las personas ver todo lo que pasaba a través de streamings en internet.

Basados en las nuevas tendencias que indican que los consumidores modernos prefieren decidir ellos mismos qué ver y cuándo verlo, los juegos contarán con 17 horas de transmisión continua y acceso gratuito a todas las competencias en tiempo real o en su versión on demand, mediante la plataforma de Claro Sports.

Las redes sociales no se quedarán atrás, Claro Sports cuenta con cuentas en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. Mientras ya podemos ver como toda su página está planeada para compartir los enlaces de transmisión por medio de las redes sociales, así como comentar y participar en tiempo real de las justas deportivas mediante ellas.

Claro Sports promete al momento la cobertura total de 42 disciplinas olímpicas, 10 500 atletas de 206  países, con 3 200 horas de transmisión e inclusive promete la opción de elegir el ángulo del terreno de juego que se quiere ver así como acceso en tiempo real del medallero, estadísticas, biografías, etc.

Seguramente la generación millennial no tendrá problema en adaptarse a esta nueva forma de vivir los Juegos Olímpicos; sin embargo, será todo un reto para las demás generaciones quienes no podrán verlo de la forma en que están acostumbrados. Sólo aquellos que cuenten, ya sea con televisión por cable o con una SmartTv (y sepan cómo utilizarla) o quienes conecten sus equipos de cómputo a sus televisores podrán verlos de la forma “tradicional”.

Aunque los beneficios y opciones que otorga la modernidad  se oyen muy prometedores, tendremos que esperar para saber si, ya en la ejecución, la audiencia está preparada para explotar su potencial. Solo entonces podremos saber si el magnate de las telecomunicaciones y su empresa, pueden soportar la demanda que genere en internet la transmisión un evento de la magnitud de los Juegos Olímpicos.

Su primer prueba de fuego será seguramente la ceremonia de apertura, la cual tendrá lugar en Río de Janeiro este 5 de agosto. En esta primera transmisión sabremos si estamos listos en cuanto a tecnología, y si el público responderá positivamente a una nueva era en la transmisión de la mayor justa deportiva del mundo. Nos vemos en internet para comprobarlo.

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: