Reglas de etiqueta para compartir información en internet

(Léase antes de compartir)

¿Qué tanto lees lo que compartes?, ¿cuántas veces has dado retweet o “compartir” sin leer una nota completa, en el impulso del  hype, subiéndote al tren o  simplemente porque quieres leerla después y te es más fácil  dejarla en tu muro? Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Hace algunos días me encontré en mi timeline con una noticia que se leía algo así: “¡Es oficial Peña se va, le retiran el título y tiene que renunciar, lo dice la constitución!”. Lo que más me sorprendió fue que lo compartió una conocida, millennial, universitaria; no, no era la típica tía que cree todas las cadenas de internet y aún espera que su ícono de WhatsApp se ponga azul. Por pura curiosidad le di click a fuerzainformativa.com y por supuesto el link conducía a una nota de dos párrafos mal redactada, llena de publicidad en un sitio que claramente se dedica a difundir noticias falsas.

La cantidad de información que se viraliza es cada día mayor y el “finger fitness” que practicamos todos los días en nuestros celulares mientras esperamos el autobús o hacemos fila en el súper, provoca que leamos únicamente titulares y compartamos a diestra y siniestra información sin tomarnos la molestia de leerla, corroborarla o cuestionarla. “Activistas del retweet” (como dice un amigo) incentivando nosotros mismos justo lo opuesto a lo que pretendemos: la desinformación.

En aras de difundir la verdad, ¿cuántas veces contribuimos a esparcir mentiras?

Me parece que la clave está en aprender a usar las redes sociales apropiadamente como los medios de comunicación en los que se han convertido.  Es por eso que hoy les comparto algunas reglas de etiqueta que espero que los haga reflexionar la próxima vez que estén a punto de dar “compartir a mis amigos”.

Dale clic: Pareciera obvio pero muchas veces los encabezados sobre una nota popular solo llevan a páginas engañosas o no relacionadas. Incluso una página respetable puede subir un link roto por error o tener alguna falla.

Lee antes de compartir: ¿básico no? Si no tienes tiempo para leerla en ese momento, guárdala, dale clic y déjala abierta en el navegador para que no la olvides. Lo importante es no distribuirla sin leerla antes, no sabrás lo que estas compartiendo hasta que lo veas con tus propios ojos. ¡Detente!

Verifica la fuente: Primera regla del periodismo: verifica tu fuente. ¿Es fuerzainformativa.com o CNN?; no tiene que ser un medio popular o famoso pero asegúrate de que sea una fuente fidedigna. Checa si tiene continuidad en sus notas,  si la redacción es buena e incluso si tiene buena ortografía, todo esto son indicadores de veracidad.

Busca la fecha de publicación: ¿Cuántas veces durante las olimpiadas viste compartida la nota: “México gana medalla en tiro con arco” para darte cuenta que era un artículo hace cuatro años? De nuevo: Lee… y empezando por la fecha sería una buena idea.

¿De dónde es la nota?: Fueron muchas las indignadas que vieron en Facebook la “Ley que prohíbe amamantar en público”, pero que no supieron que se refería a un pueblo recóndito en Centroamérica; nota que por supuesto era falsa y que incluso La Comisión Nacional de Lactancia Materna tuvo que desmentir públicamente en un comunicado.

Mira si se ha replicado en otros medios: Seguramente si Peña renunciara absolutamente todos los medios más reconocidos hablarían de ello, y es poco probable que fuerzainformativa.com tuviera la primicia. Googlea la nota o búscala en portales y agencias de noticias, espera y corrobora antes si de dar ese clic.

Lee varias fuentes y perspectivas: Consulta por lo menos tres artículos relacionados, quizá alguna corresponde más con tu perspectiva sobre un tema, está más completa o tiene información que de verdad consideras importante compartir.

Sigue fuentes de información de confianza: Busca la fuente original de donde puede provenir la información, red oficial de la institución u organización. Selecciona bien a los medios que sigues, no vuelvas a compartir algo solo porque alguien más lo hizo, mejor checa tus propias fuentes antes.

La desinformación y el ardid del momento promueven los malos entendidos, el conflicto y el pánico; comparte con amigos y familia lo que realmente crees que pueda sumar, esto también es parte de tu imagen en la web y dice mucho de ti mismo. Recuerda que las redes sociales son un escaparate y reflejo de nuestra persona.

Ya que has llegado hasta aquí… dale like y comparte 😉

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: