El día a día de un storyteller

Un storyteller es el héroe capaz de encontrar las mejores historias para cautivar con ellas al mundo. Esta labor no es fácil, ya que para lograrlo debe tener los sentidos bien despiertos y ejercitar constantemente sus habilidades; así, sin importar en cuántos proyectos se involucre, este profesional no perderá la frescura y claridad en sus ideas. Si quieres saber qué es lo que hace bueno a un storyteller, hoy conocerás las experiencias que vive diariamente. ¿Estás listo para hacerlas parte de ti?

Hora de despertar

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde que el día comienza e independientemente de cuál sea su giro de trabajo, todo storyteller siempre está expuesto a infinidad de estímulos sensoriales. Para algunos podrían ser un distractor, pero para los que cuentan historias son herramientas que detonan grandes ideas en el momento más inesperado. El aroma del café en el desayuno, la rutina del tráfico, la señora que lleva los niños a la escuela, en todos lados hay escenarios con potencial de argumentos emotivos y/o informativos.

Además de observar con atención, un storyteller jamás deja de cuestionarse. ¿Por qué nos gusta tanto el café por las mañanas? ¿Cómo sería el mundo si no hubiera tráfico? ¿Qué pasaría si los niños fueran los que llevaran a su mamá al trabajo? En este primer acercamiento cualquier idea es posible para ejercitar la creatividad.

En la tarde

 

 

 

 

 

 

 

 

Es momento de aterrizar aquellas maravillosas ideas que surgieron durante el transcurso del día. Antes de sentarse a escribir, todo storyteller debe estar seguro de contar con las herramientas correctas para no enfrentarse solo a la temible hoja en blanco, es decir, sus apuntes, imágenes relacionadas, testimonios, cifras que lo fundamenten, etc.

Recuerda que una vez escrito el texto, el trabajo no ha terminado aún. Si verdaderamente quieres que tu historia tenga el impacto deseado, deberás dedicarle todo el tiempo necesario para revisar ortografía, sintaxis, ajustar la extensión y aplicar todo recurso de redacción que la haga digna de brillar por sí misma.

Noches creativas

 

 

 

 

 

 

 

 

Según la investigación del científico Satoshi Kanazawa para la Escuela de Londres de Economía y Ciencias Políticas asegura que la mayoría de las personas generan mayor creatividad por las noches. Los mejores storytellers no sólo se convierten en especialistas de los temas que escriben, sino que también buscan involucrarse con más temas de su interés que enriquezcan su vocabulario, la manera en la que ven el mundo y les den nuevas herramientas para resolver problemas.

Busca una actividad que sirva para relajarte mientras tus neuronas generan nuevas conexiones, ésta puede ir desde una clase artística, un deporte o hasta un taller de mecánica. La elección está en ti.

El día a día del storyteller es una aventura que combina hábitos de aprendizaje con la capacidad para dejarse sorprender. No hay una sola fórmula para lograrlo, así que siéntete libre de intentar todo lo que creas que funcione para ti, siempre impulsando tu práctica.

Las historias jamás descansan, vívelas, siéntelas, búscalas, ve tras ellas.

 

 

 

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: