Del alma a la pluma

Desde tiempos inmemorables, las emociones humanas nos han contado grandes historias, llenas de pasión, entrega, dicha y una innumerable lista de personas conmovidas por éstas. El secreto de estas historias no es difícil de saber, pero si difícil de plasmar, ya que las emociones escritas suelen ser un problema para aquellos que no saben específicamente cómo utilizarlas.

En la obra literaria de Shakespeare “Romeo y Julieta”, donde éstos  se encuentran en la fiesta de los Capuleto, al conocer el anunciado odio de los Capuleto hacia los Montesco y viceversa, puedes inferir que algo malo pasaría al aventurero Montesco dentro del castillo, pero al tener la piel del enemigo tan cerca de sus ropas, éste pasa inadvertido. Sin embargo, nunca se dice que nuestro querido personaje entraría como el aire a los plumones, dejándonos con la incertidumbre y la preocupación de lo que pudiese pasar. Es en ese momento en el que las emociones nos hablan, cuando Romeo y Julieta cruzan miradas en el espectacular salón de baile; nuestros corazones se aceleran ya que las palabras de Romeo a la descripción de la hermosa Julieta nos dan una sensación de falsa paz. Además nos adentra en la atmósfera de toda la obra literaria; y de ahí nuestro primer punto para aprender a transmitir emociones en nuestras historias:

1.- Genera una atmósfera

Establece las bases de un sentimiento encontrado, una sensación específica para un lugar importante, por ejemplo:

Digamos que estoy en el castillo de Hogwarts, pero las escaleras no se mueven, las pinturas no hablan, las armaduras no me voltean a ver y simplemente estoy parado en un castillo medieval sin ningún sentimiento encontrado por nada de lo que pudiese llegar a pasar a mi alrededor; eso es un error al tratar de transmitir un sentimiento, ya que el lugar se vuelve frío y el lector pierde interés, el gran acierto de Rowling en sus libros de Harry Potter fue el poder crear una atmósfera mágica pura.

hogwarts

2.- Historia de un personaje principal 

Nada como sentir una empatía por aquel personaje que ha pasado por muchas trabas para llegar a su objetivo final.

En casi todas las historias de superhéroes, el personaje principal pasa por un trauma en su niñez que hace que llegue hasta el punto de querer ayudar a los demás, por ejemplo Batman.

El querido Bruce Wayne, no solo pierde a sus padres, también es testigo de su muerte a una temprana edad, dejándolo marcado de por vida y con un concepto de justicia alterado de la realidad.

El peso de su pasado hace que el personaje y su historia sean aún más penetrantes en la audiencia. Esto es porque enteiendes el motivo de su lucha y lo puedes criticar o apoya. El hecho de que él no mata a los villanos es consecuencia directa de que una persona mató a sus padres y eso es lo más valioso que tiene Batman y un poco de su ancla a la cordura.

batman

3.- Puntos de quiebre 

Nada como hacer reír a carcajadas o hacer llorar a cantaros a un lector, ambas sensaciones son extremadamente difíciles de lograr.

El mejor ejemplo que podría dar es el de “Romeo y Julieta”; de nuevo en la historia de nuestro aclamado Shakespeare pasa el momento crítico más recordado en la historia de las novelas románticas: el fatídico suicidio de ambas partes por el amor que sentían el uno por el otro pero…

¿Por qué este suceso podría ser un punto de quiebre?

  • Romeo no recibe un mensaje en el cual se le explicaba que Julieta no estaba muerta
  • El momento en el que Romeo toma el veneno Julieta está abriendo los ojos
  • Julieta toma su vida en lágrimas y dándole un último beso a Romeo, beso que Romeo le había dado a Julieta justo antes de tomar el veneno

Parece poco pero generan contexto. Un momento fatídico que se va construyendo a lo largo de la historia y que al culminar nos marca de una manera profunda. Si necesitas otro ejemplo, pregúntale a cualquiera cuál es la historia de amor más trágica de la historia.

r&j

 

4.- Aterriza la realidad 

Una de las cosas más bellas de crear historias, es que puedes volar en su contenido y en verdad no hacer ninguna lógica en las reglas de espacio y tiempo. Star Wars, El señor de los anillos, Harry Potter, grandes historias poco aterrizadas a la realidad, pero ¿qué las hace ser historias trascendentales?

En El señor de los anillos, Frodo lleva el anillo a ser destruido a Mordor, al ser un Hobbit podría traducirse a que es un humano de lo más común, alguien que trabaja la tierra, que vive poco y que puede no ser partícipe de ningún tipo de confrontación ya que no necesita hacerlo. Es un don nadie que se vuelve héroe entre miles de héroes que podrían llevar la pesada carga con mayores posibilidades, ese es el personaje principal y es una conexión directa con el lector.

El amor es una gran forma de aterrizar a la realidad una historia, ya que de entre todo lo que los seres humanos vivimos, algo que es casi seguro es que en algún momento todos nos enamoramos.

 

frodo

5.- La historia solo es tan buena como su villano 

No hace falta decir que el personaje que más emociones puede sacar en una historia, es el villano, al ser la contraparte de nuestros protagonistas y la persona encargada de llevar el conflicto, es una parte básica de la historia.

Uno de los mejores villanos que se puedan ver en los últimos tiempos es el Joker y a pesar de ser un villano con poco pasado y un futuro incierto,  ha traído un vendaval de emociones a todos sus seguidores. Desde el punto en el que es carismático y que muchos identifican un gran sentido del humor en él, hasta el psicópata que dispara a diestra y siniestra a quien se pare en su camino. Nos ha puesto a llorar y a reír como locos; nos ha dejado en duda de si está en lo correcto o no; pone al mismísimo Batman y su causa en jaque al hacer que nos cuestionemos, si es por Batman que él existe. Es un villano formado y con bases para hacer sentir de verdad a los lectores, sus atroces actos o sus más simples chistes.

El villano tiene la particularidad de ser libre durante la historia, al no tener una justificación en un acto, puede romper las reglas a placer y generar conflicto en el lector, para finalmente llevarlo al fatídico punto de quiebre.

joker

Lograr que un lector sienta cada peso específico de las palabras presentadas no es algo que deba de ser forzosamente pesado o difícil de lograr. El mejor consejo que te puedo dar es llevar las experiencias a la pluma y dejar que se cuenten solas. ¿A quién no le han roto el corazón?, ¿qué se sentía ese momento?, ¿cómo llegamos a ese momento?, y ¿Cómo fue la resolución de ese momento? Material para hacer una gran historia sobra, lo que realmente nos falta es tacto para hacerla nuestra, para que cada palabra sea creíble y en verdad penetrante a los ojos de los lectores.

Si Romeo se hubiera clavado el cuchillo en lugar de tomar el veneno, una de las frases más icónicas del mundo del drama no existiría “¡Oh, ingrato! ¿Todo lo apuraste, sin dejar una gota amiga que me ayude a seguirte? ¡Besaré tus labios! … ¡quizá quede en ellos un resto de ponzoña para hacerme morir con un reconfortante!“-Julieta al ya fallecido Romeo.

Y así una historia puede ser tan emotiva como cada una de sus palabras, simplemente vívelas y siéntelas en lo más profundo, dales un motivo, un objetivo, que cada acción tenga su reacción, que cada momento sea el más importante y el que le sigue sea aún más importante e imponente. Deja que el lector se identifique al grado de ver su rostro en el personaje principal, al grado que cada emoción… lo haga sentir que valió la pena.

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: