Data Storytelling, ¿qué hago ahora con estos números?

Con el auge de la ciencia de los datos y la creciente importancia de las cifras como argumentos, surge un desafío y al mismo tiempo una oportunidad para los profesionales actuales, más aún para los comunicadores: adoptar y dominar el Data Storytelling.

Este concepto, que en los próximos años puede marcar la diferencia entre obtener un empleo o conseguir un cliente, implica un desarrollo de las siguientes capacidades:

  1. Investigar, analizar y extraer información relevante.
  2. Entender los datos y sus implicaciones en cualquier temática.
  3. Plasmar datos de manera visual, o en algún formato atractivo para el público.
  4. Transmitir un mensaje contundente.

Y es que los números sólo por ser números no bastan. Pueden darle un aura de objetividad a un texto o diapositiva en Power Point, pero si no son funcionales, atractivos y comunicativos, entonces serán un desperdicio que podría ser detectado por cualquier mente perspicaz.

Ahora bien, no es cuestión de desesperarse. Cada día, se genera 2.5 trillones de datos en el mundo (IBM). Entre tanta información, los mensajes compiten cada vez más por la atención de las personas, y se necesita de expertos que puedan sintetizar los números, explicarlos y tomar acción con base en ellos. Pero lo mejor es que no sólo se requiere de ingenieros, científicos de datos, actuarios, entre otros similares, sino también de periodistas, comunicólogos, marketeros, creativos, etc., que puedan convertir dígitos y porcentajes en narrativas poderosas.

Para ello, nada mejor que seguir los básicos de un plan de comunicación estratégica:

  1. Determinar objetivos y audiencia: ¿Se puede aplicar el mismo anuncio (idéntico) para proponer una postura a favor o en contra de un mismo tema? ¿Se le debe hablar igual a los lectores de GQ que a los radioescuchas de Toño Esquinca? Definir el por qué y el para quién puede ahorrar muchos esfuerzos a la hora de trabajar en Data Storytelling.
  1. Detectar o definir el contenido relevante: Una vez que se tiene definido el propósito de la comunicación, se puede elegir o construir qué es lo que se va a decir en efecto, en otras palabras, los mensajes clave. En este punto, se deberá distinguir entre cifras que son en sí la noticia o el tema destacado, y las que funcionan como un apoyo.
  1. Seleccionar el canal y formato apropiados: El medio es tan importante como el mensaje. En la era multimedia, existe mucho más que textos o infografías. Es posible recurrir a videos, animaciones, spots de audio, tablas o cuestionarios interactivos, entre otras opciones. Eso sí, es fundamental recordar que la mejor forma es la que ayuda con mayor claridad a lograr los objetivos de comunicación, así se trate de una práctica enumeración, como las que caracterizan a este artículo.
  1. Dar vida a una historia: Introducción, desarrollo, punto de quiebre y desenlace, son las etapas de una estructura clásica que puede cambiar, pero en general dan una idea de cómo ir llevando al público a través de la información. Sin contar una historia, el uso de datos es simplemente eso, no Data Storytelling. Asimismo, esto se combina con una necesidad de generar un impacto emocional en quienes reciben los mensajes, además de conectar con ellos, resolver dudas y/o proveer de insights

Por ejemplo, si se desea describir la situación económica actual de un habitante promedio en Cuba, un especialista podría simplemente presentar los datos duros en párrafos introductorios, o un fotógrafo podría dar una mirada a través de imágenes de la realidad. Pero si se habla de Data Storytelling, algunas alternativas podrían ser un perfil visual con cifras destacadas que pueda ser fácilmente retwitteado, o simplemente narrar de una manera más íntima la vida cotidiana de una persona cubana, y en ese caso en particular ir develando cómo se aplican los impactantes datos económicos en el día a día de un ser humano con nombre y apellido.

Todo ello, por supuesto, implica entender y dar a conocer una gran cantidad de números, pero compartidos de una forma en la que se enganche a las audiencias. De otra manera, cualquier iniciativa corre el riesgo de perderse entre el mar de Big Data que se acumula  en los estantes de la información.

Y tú, ¿ya estás listo(a) para convertirte en un(a) Data Storyteller?

Comparte nuestras ideas... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información respecto a nuestros servicios de Cursos y Talleres: